6 abr. 2010

Historia de los Condes Vampiros III


Con la desaparición de von Carstein, los Sylvanos tuvieron que retirarse. Más de la mitad de los Vampiros habían muerto, pero las bajas sufridas por los defensores de Altdorf eran tan elevadas que no pudieron perseguirles. El Gran Teogonista Wilhelm fue enterrado entre los muros del Templo de Sigmar. Actualmente, la gente reza a su espíritu cuando la amenaza de las legiones No Muertas está cerca. En un cofre de ébano con refuerzos metálicos, entre los restos destrozados del pabellón negro, fueron encontradas las copias de los Nueve Libros de Nagash y el Líber Mortis que habían pertenecido a von Carstein. Fueron rápidamente guardados bajo llave en el interior del Templo de Sigmar. La última baja de la Batalla de Altdorf fue Isabella von Carstein. Aparentemente era incapaz de vivir eternamente sin su marido y se empaló ella misma en una estaca, convirtiéndose en polvo ante el presunto Emperador Ludwig y su escolta.Ludwig podría haber aprovechado ese momento para empujar con sus tropas hacia el interior de Sylvania y eliminar el azote del mal para siempre. pero las fuerzas de los otros dos pretendientes al trono Imperial se aliaron contra él, ya que temían que pudiera utilizar su popularidad como vencedor del asedio de Altdorf para mejorar su posición como pretendiente al trono. Los perniciosos señores de Silvana dispusieron por tanto de tiempo para recuperar fuerzas. Durante un cierto tiempo no era seguro que pudieran hacerlo. Entre los Vampiros había una disputa para decidir el heredero de Vlad von Carstein. Habían sobrevivido cinco candidatos al título: Fritz, Hans, Pieter, Konrad y Manfred. Todos podían aducir que eran von Carsteins, ya que él les había convertido en lo que eran. Ningún heredero parecía tener más derecho que los demás. La situación acabó convirtiéndose en una lucha por el poder, ya que todos los pretendientes afirmaban ser los auténticos Condes von Carstein. Finalmente todo acabó desastrosamente, Fritz murió mientras intentaba asediar Middenheim. Konrad mató a Hans después de una lucha para determinar quien era más fuerte. Pieter fue capturado en su ataúd por el cazador de brujas Helmut van Hal, un descendiente lejano del infame Vanhal que intentaba redimir los crímenes de su antepasado. Konrad von Carstein estaba completamente loco. Incluso cuando andaba entre los vivos tenía la reputación de ser un carnicero loco por la sangre, cruel, sin piedad y extremadamente violento. Una vez ordenó, sólo para divertirse, que todos los gatos de su reino sirvieran para que sus ballesteros practicaran. Al menos en dos ocasiones había quemado pueblos de campesinos porque no le gustaba el hedor que desprendían. Juzgó a su madre por el crimen de haberle dado a luz sin su consentimiento y la hizo emparedar en su propia torre. La adquisición del poder y la longevidad de los No Muertos no reforzaron su enloquecida visión de la realidad. Su reino del terror duró casi un siglo y su nombre es aún actualmente utilizado para asustar a los niños. Como no tenía aptitudes nigrománticas, esclavizaba a los hechiceros que capturaba y les obligaba a hacer su voluntad. Pronto estuvo al frente de un enorme ejército que empezó a asolar el Imperio provincia tras provincia. Mientras que Vlad ofrecía a sus oponentes la elección entre la vida y la muerte, Konrad les ofrecía elegir entre morir inmediatamente o morir dolorosamente. Mientras Vlad von Carstein consideraba que los humanos eran ganados que debía cuidarse como el granjero cuida a sus animales, Konrad consideraba que los humanos eran animales para cazar, como los ciervos. Konrad era tan depravado que obligó a los tres pretendientes al trono Imperial a combinar sus fuerzas contra él en dos ocasiones diferentes. La primera vez fue en la Batalla de los Cuatro Ejércitos, una batalla librada cerca de Middenheim el año 2100 en la que nadie logró una victoria clara. Esta batalla es famosa por el infame acto de traición en el que Lutwik, el hijo de Ludwig, y Ottilia de Talabecland ordenaron asesinar al otro durante el combate. Lo único que evitó que Helmut de Marienburg fuera el Emperador fue que Konrad le mató. Incluso Helmar, el hijo de Helmut rehusó aceptar la pretensión al trono de su padre cuando este paso a ser un Zombi bajo el control de Konrad. La segunda ocasión fue en la batalla del Páramo Horrible, donde un ejército combinado de humanos y Enanos derrotaron definitivamente a Konrad en la primavera del año 2121. El héroe Enano Grufbad sujetó a Konrad mientras Helmar empalaba al asesino de su padre con su Colmillo Rúnico.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario